Mercado Avisos Blog

¿Cómo desarrollar la perseverancia?

La perseverancia podría definirse como la cualidad de seguir haciendo algo a pesar de los obstáculos y las dificultades que se presentan. También podría decirse que es una de las mejores cualidades que podemos tener los seres humanos, ya que con la perseverancia y el esfurzo, el éxito está casi garantizado.

Para perseverar, en primer lugar debemos tener fe en que realmente podemos tener éxito. Ya que si no creemos que el éxito sea posible para nosotros, no estaremos motivados para continuar. 

Pero este es el dilema. Si no creemos mucho en nosotros mismos, abandonamos nuestros esfuerzos más fácilmente, y cuando dejamos de esforzarnos, obviamente no logramos la meta que nos propusimos, y eso parece dar crédito a la cómoda idea de que de todos modos no íbamos a tener éxito. 

Lamentablemente, esta forma de pensar puede convertirse en un hábito. Pero si por el contrario, creemos que lo lograremos, no nos rendiremos tan facilmente. Podremos encontrar grandes dificultades o incluso derrotas, pero debido a que creemos que en última instancia tendremos éxito, incluso con fracasos, simplemente cambiaremos nuestras tácticas o ajustaremos un poco nuestras metas y seguiremos intentándolo. 

Y debido a que lo seguimos intentando y ajustamos nuestras metas, mejoramos enormemente nuestras posibilidades de éxito. Esta es la esencia de la profecía autocumplida.

Entonces, en el corazón del éxito, está la capacidad de perseverar. Pero, ¿Cómo fomentamos esta cualidad en nosotros mismos?

¿Cómo fomentar la perseverancia?

Sé consciente de tu deseo de darte por vencido demasiado pronto y de la gran verdad de que la perseverancia casi siempre conducirá al éxito. Cuando comiences un nuevo esfuerzo, hacete una promesa a vos mismo de que lo vas a intentar durante un período de tiempo específico y que no lo vas a dejar antes de que se acabe el tiempo. 

Hacelo en un intervalo de tiempo corto si es necesario, pero pase lo que pase, cumplí tu promesa y no te rindas antes del tiempo asignado. Cuando llegue la fecha límite, podés decidir si tu estrategia está funcionando y debes continuar de la misma manera, o si necesitás hacer ajustes en tu estrategia.

Permitite abandonar una estrategia en favor de otra después de haberla probado con las debidas garantías, pero nunca renuncies a tus objetivos. Solo cambiá tus estrategias.

¡Si te gustó este artículo compartilo con un amigo o familiar emprendedor al que le pueda interesar!


También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *